Información importante sobre Cookies:

Cerrar

Este sitio Web de utiliza cookies propias y de terceros para optimizar la visita a la página y elaborar informes de tendencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra

Política de cookies.
Buscador

cites.es

  1. Está en: CITES
  2. Bienvenido
  3. El Convenio CITES
  4. Aplicación en la UE

 Aplicación en la UE

Lince (Lynx lynx). © Aut. Adm. CITESLa Unión Europea (UE) viene aplicando las disposiciones del Convenio CITES desde 1982, fecha en que entró en vigor la primera legislación comunitaria que aplicaba la Convención. Esta se aplica por igual en todos los Estados Miembros y no nacionalmente debido, principalmente, a los siguientes motivos:
  • La reglamentación de comercio exterior es competencia exclusiva de la UE, de acuerdo con la política comercial común acordada entre los Estados miembros.
  • La Unión Aduanera supone la ausencia de controles fronterizos sistemáticos entre los Estados Miembros y, por tanto, la libre circulación de mercancías entre ellos.
  • Existe una política común sobre medio ambiente, así como una legislación común sobre la protección y la conservación de especies autóctonas en la UE.

En la actualidad, la aplicación en la UE, y por tanto en España, del Convenio CITES se lleva a cabo mediante el Reglamento (CE) 338/97 del Consejo, de 9 de diciembre de 1996, relativo a la protección de especies de la fauna y flora silvestres mediante el control de su comercio, y mediante un Reglamento de ejecución más detallado: el Reglamento (CE) 865/2006 de la Comisión de 4 de mayo de 2006, por el que se establecen disposiciones de aplicación del Reglamento (CE) 338/97. En el apartado de Legislación de esta página web puede encontrar información más detallada.

Estos Reglamentos representan la voluntad de la UE de uniformizar la aplicación del Convenio CITES entre los Estados Miembros y en sus actividades comerciales con terceros países, todo ello con el fin de garantizar suficiente protección a las especies de fauna y flora silvestre a través del control de su comercio. Esto supone, en muchos casos, medidas comerciales más estrictas y las hacen extensivas a diversas especies no protegidas por el propio Convenio CITES. Así, la UE exige determinados documentos para la importación que el Convenio CITES no exige, y puede prohibir o restringir la importación de ciertas especies y/o orígenes, aún cuando el país de origen o de procedencia haya autorizado su exportación.

Esto último se concreta en la publicación periódica de un Reglamento (denominado Reglamento de suspensiones) de la UE por el cual la Comisión Europea prohíbe la introducción en la Unión de especímenes de determinadas especies de fauna y flora silvestres. El Grupo de Revisión Científica es el competente para recomendar suspender la introducción en la Unión de algunas especies incluidas en los anexos A y B del Reglamento (CE) 338/97 desde ciertos países de origen ya que su estado de conservación se podría ver seriamente afectado en caso contrario. En dicho Reglamento se incluyen igualmente especímenes vivos de especies consideradas invasoras para el medio ambiente natural de las especies silvestres autóctonas de la UE.

Aunque los Reglamentos de la UE en materia CITES son de aplicación directa en los Estados Miembros, ciertas disposiciones deben ser traspuestas mediante la adopción de legislación nacional en los temas que son soberanía de cada Estado Miembro, como las sanciones.

Para compatibilizar la legislación de la UE con el Convenio, el Reglamento aclara que los Estados Miembros deben proponer enmiendas a los Apéndices CITES cuando el estado de conservación de especies no CITES, pero protegidas por los Reglamentos de la UE, lo hagan aconsejable.
 
Acropora umilis. © Aut. Adm. CITESLas especies se clasifican en el Reglamento (CE) 338/97 en cuatro Anexos en función del grado de protección que se les aplica en orden decreciente: A, B, C y D. Los Anexos que recogen las diferentes especies protegidas se actualizan aproximadamente cada uno o dos años y se publican en un Reglamento de la UE. Para más información consulte el apartado de Legislación.
  • Anexo A: incluye todas las especies incluidas en el Apéndice I del Convenio CITES, algunas especies del Apéndice II del CITES, algunas especies del Apéndice III del CITES y algunas especies que no están en CITES (en su mayoría especies autóctonas de uno o más Estados miembros de la UE).
  • Anexo B: incluye las demás especies del Apéndice II del CITES, algunas especies del Apéndice III del CITES y algunas especies no CITES.
  • Anexo C: incluye el resto de especies del Apéndice III del CITES no incluidas en los Anexos A o B, excepto ciertas especies del Apéndice III para las que los Estados Miembros de la UE han formulado una reserva.
  • Anexo D: no tiene equivalente en los Apéndices del Convenio y en él se incluyen especies para las que se desea controlar el nivel de importación en la UE ya que podrían cumplir los requisitos necesarios para su inclusión en alguno de los otros Anexos. La mayoría son especies no CITES, así como aquellas del Apéndice III para las que los Estados Miembros de la UE han formulado una reserva.

La reglamentación de la UE aplica condiciones de importación más estrictas para las especies de los Anexos A y B que para las correspondientes de los Apéndices I y II de la Convención. Por ello, se requieren permisos de importación los cuales se conceden cuando se estima que el comercio para la especie originaria de la población en cuestión es sostenible. Además, existen requisitos adicionales para el alojamiento y el transporte de los especímines vivos y se aplican restricciones más exhaustivas para el comercio interno de especies del Anexo A.

En el caso de las especies de los Anexos C y D se requiere presentar una notificación de importación en el momento de su entrada en la UE.

Asimismo, los Estados Miembros pueden adoptar medidas nacionales adicionales en temas de biodiversidad y conservación de las especies, disposiciones veterinarias y fitosanitarias, cuidado y bienestar de los animales, regulaciones aduaneras, etc.

Por tanto, los Anexos CITES de la UE implican diferentes niveles de protección según se trate de:

  • Especies protegidas por el Convenio CITES.
  • Especies no protegidas por el Convenio CITES en peligro de extinción.
  • Especies similares cuya inclusión facilita el control de especies en peligro de extinción.
  • Especies con el mayor grado de protección que otorgan la Directiva sobre Aves Silvestres y la Directiva Hábitats de la UE.
  • Especies invasoras para las que se ha comprobado que su introducción en el medio natural de la UE constituye una amenaza ecológica para ciertas especies silvestres de fauna y flora autóctonas.

Caparazón de tortuga carey (Eretmochelys imbricata). © Aut. Adm. CITESLas actividades de importación, exportación o reexportación en la UE de especímenes incluidos en los apéndices I, II o III del Convenio CITES y/o en los Anexos de la reglamentación de la UE sólo pueden realizarse a través de una de las aduanas habilitadas para ello. En estos Puntos de Inspección Fronteriza deben efectuarse los controles de inspección y despacho aduanero previos a la entrada o salida de la UE de las mercancías CITES.

El área CITES de la Comisión UE publica en su página web el listado de  los puntos de entrada/salida autorizados de la UE, denominadosEU list_points_of_entry.pdf(106 Kb) Puntos de Introducción Fronteriza (PIFs). 

Se recomienda también consultar la (43 Kb) traduccion esp guidance for CITES entry points.pdfGuía elaborada por la Comisión UE para los puntos de entrada CITES (disponible en inglés en la misma web de la Comisión).

 
Subd. Gral. de Inspección, Certificación y Asistencia Técnica del Comercio